lunes, 25 de agosto de 2008

"Mujer"



Acrílico sobre tela, año 1997

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Obrigada por os trazeres aqui.
Estava tentada a ir até Lima para a exposição; assim fica para outra vez.
Eu penso muito nisto: como é que um artista se separa da sua obra?
No caso da escrita é diferente porque os livros se reproduzem mas com os quadros, deve ser muito penoso...

F.

Anónimo dijo...

¿Y cómo así cambiaste tanto de estilo?

FITO ESPINOSA dijo...

Sí, al comienzo cuesta un poco desprenderte. Pero, de otra manera no se podrìa hacer, todo lo que uno hace debe seguir su propio camino.
El cambio de estilo creo que es algo natural, que se da porque uno tambien cambia. Son, para mí, procesos que toman su tiempo y tienen que ver con muchas cosas que te van pasando.

Anónimo dijo...

me encanta mujer, sabes no?

Anónimo dijo...

a mí también, y eso lo sabes también no ? parece que somos varias.....

Anónimo dijo...

y tu otra anonima, tambien tienes la fantasia de que el sabe que tu eres tu?

Anónimo dijo...

Tinha ficado a pensar nela, na "mulher/musa"... anónima?

e tu que não és a "outra anónima" também fantasias como eu só que eu não tenho essa condição de poder ser ou não ser anónima; sei, sim que, como vocês, sou mulher.

F.

jorge dijo...

cualquier mujer es una musa, cualquier pedazo de mujer en determinado momento puede ser transformado en una musa. Allí también está el poder y necesidad del artista. Pero existen otras musas que están presentes de una y otra manera en la vida de artista y aparecen inevitablemente en sus cuadros, algunas permanecen y se convierten en parte de su vocabulario, trascienden a la persona, o la contienen para siempre. No sé los cuadros de fito tienen hace tiempo personajes muy definidos. Fito ?

FITO ESPINOSA dijo...

Me gusta mucho lo de "algunas permanecen y se convierten en parte de su vocabulario, trascienden a la persona, o la contienen para siempre".
Hay un factor extraño y paradójico en la creación artistica, se trata de verdades, pero transformadas, de realidades que, para convertirse en arte, deben ser otra cosa, no lo que es, sino como un mundo paralelo. Y si, en algunos casos se convierten en la sensación, en otros casos la cosa es más directa.

FITO ESPINOSA dijo...

El poeta es un fingidor.
Finge tan completamente
que hasta finge que es dolor
el dolor que en verdad siente.

Fernando Pessoa

Anónimo dijo...

Não acredito!
Eu ía escrever esse poema agora!

Também adoro o que escreveu o Jorge

"algunas permanecen y se convierten en parte de su vocabulario, trascienden a la persona, o la contienen para siempre".
F.

Anónimo dijo...

El poder y la necesidad del artista que menciona Jorge tiene sentido con el poder y la necesidad de la musa. Por eso F. yo anonima, la otra anonima, tu, o el nombre de la epoca, da igual.