jueves, 18 de diciembre de 2008

Árbol, detalle



Vivo inconfundiblemente
una historia cualquiera
como cualquier historia.
Sufro sin lugar a dudas
un dolor conocido
como un común dolor.

En algún lugar debe haber
algún hombre que pensó
como yo
que único era su sentir.

Inevitablemente tratará
de parecerlo diferente ante otros
como yo que trato inútilmente
de inventar un monumento
a los que creen como yo creí.


Una cosa les puedo decir
(si alguien de ustedes leyera algún día esto)
una vez me dijeron que construya
yo mismo un monumento para mí
una cosa enorme
que nadie pueda al pasar dejar de verlo.

Sólo se los cuento.
Es un buen consejo.

3 comentarios:

fab dijo...

Lindo!
Tu na árvore... que liiiiindo Fito!
E que lindo o teu poema !

Obrigada Fito.

Fabíola

Marina dijo...

Intentaré seguir tu consejo. tu sigue escribiendo así.

fab dijo...

A este miúdo também não me canso de contemplá-lo... ao contrário de outros, com que me cruzei na vida, igualmente belos, este tem um ar tão sereno quanto a tua princesa bailarina. Adoro-o, transmite-me tanta serenidade... e recorda-me um filme que vi na minha infância...
eu estou fascinada por este "auto-retrato" e a sua legenda.