jueves, 23 de julio de 2009

Cada uno es un mundo en el universo



“Las personas son un río caudaloso. Cualquier intento de atraparlas te va a lastimar”.
Hace tiempo alguien me mando esta frase, y hace unos días al volver a ver la película “El viaje de Chihiro” la recordé. Pensé que las personas podíamos ser muy distintas, igual que los seres fantásticos que llegaban a los baños de aquel lugar, todos nosotros llevamos procesos tan particulares que, pretender siquiera entendernos, no resulta a veces nada fácil.
Justamente en esa película aparece un personaje fantástico y fabuloso, el espíritu de un río contaminado. Nadie quiere hacerse cargo de él, y cuando finalmente la protagonista logra limpiarlo, éste revela su esencia divina y maravillosa, un río caudaloso que toma la forma de un dragón.
Ser un río no debería ser algo malo. Estar en su cauce en el momento en el que lo atraviesa sí puede serlo. Golpearse contra las piedras, ahogarse en la corriente. ¿Cómo se puede estar cerca a una enorme marea sin dañarse?, ¿cuál es la distancia adecuada, cuánto abrir las esclusas, cuanto líquido dejar entrar, o salir?
Sé que no hay respuestas a esto, cada acción o reacción es como un reacomodo de muchos factores. Cuando alguien nos daña, es probable que nosotros mismos seamos tan responsables como el supuesto causante.
Cada uno es un mundo en el universo. Los caminos son distintos, aunque parezcamos estar cerca, siempre son diferentes y únicos.
Mucho tiempo sólo pinte personajes solos. Quizás sentía que todo encuentro con un “otro” era algo circunstancial. Ahora ya no estoy muy seguro de eso. Comienzo a creer que la intersección que se crea con otra persona es mágica justo por eso, porque el encuentro armonioso entre dos universos es algo grande y digno de ser elogiado.
Toda galaxia es movida en su centro por un gran agujero negro que le da vida. En el medio de todo nuestro universo conocido hay una fuerza oscura y descomunal, que hace nuestro corazón palpitar, a veces somos galaxias enteras, a veces planetas con órbitas elípticas.
Y a veces me siento como un satélite de un planeta que no conozco.

7 comentarios:

Lady Blue dijo...

No tengo mucho para opinar, pq hay dias en que las palabras se me olvidan. Decirte nada mas que complacida me siento de leerte.
gracias F.
LB

NiNiA SpAciAl dijo...

...pero esas intersecciones varian cada tanto... somo seres muy volubles, muy cambiantes y fragiles tb. Me gustó leerte =)

FITO ESPINOSA dijo...

Gracias, debo de reconocer que soy un poco flojo para escribir. Así que trato de compensarlo pintando.

kty dijo...

...entonces sere la unica en decirte q no me agrado nada leert jajaja no mentira todo bien si no fuera porq realmente casi me quedo ciega con el contraste del negro y las letritas hiperdelgaditas blancas porfa ponle un 5% de negro a ese blanco creo q seria suficiente.....ups me fui del tema....con respecto a todo eso sabes q lo aprendi hace no mucho y me costo mucho aceptarlo pero tambien me di cuenta que el rio no siempre esta caudaloso y negro, luego de caer por una catarata sale el arcoiris, sus piedras brillan como diamantes y la vida aflora en el.....y curiosamente cuando dos rios se encuentras y se hacen mas fuertes y ruidosos, podrian nuevamente convertirse en una catarata o reposar juntos como un apacible lago....

Anónimo dijo...

lo unico real es el cambio
lo unico que permanece es el ser interior
este es el buddha que todos llevamos dentro
y que nos pone en contacto con nuestra esencia divina

FITO ESPINOSA dijo...

Si algo así está bueno Kty, obviamente esto lo escribí con respecto a algo específico. Pero el río pasa por muchos estados, de los más turbulentos a los más calmados.
Ese texto es lindo A.

Vesubio dijo...

Fito,disfruté mucho leyendo las líneas que escribiste.

De tus pinturas, mi favorita es:
"Hice un enorme espacio..."

Simplemente me encanta...
principalmente porque refleja el sentimiento que llevo atravesado en el estómago.
Espero que con el tiempo todo vuelva a su lugar.

éxitos!